Bereberes, dunas y estrellas

En el artículo de hoy hablamos a grandes rasgos de un pueblo que nos tiene encandilados, de una cultura única que no deja de sorprendernos y que no queremos que dejes de conocer.

Hassan en el desierto

El origen del pueblo Bereber

Desde el océano atlántico hasta Egipto, la etnia Tamazgha, más conocidos como bereberes, pueblan hoy día muchos países del norte de África, entre ellos, Marruecos, donde se encuentran censadas unas ocho millones de personas de esta etnia.

Bereber procede etimológicamente del término griego βάρβαρος (bárbaros), aunque ellos prefieren autodenominarse como imazighen (en singular amazigh).

Niños bereberes

El origen de los pueblos bereberes no es conciso pero se estima, por hallazgos encontrados, que ya estaban presentes en la Tierra desde el 6.000 a.C. Dado que su cultura era básicamente de tradición oral, no se han encontrado escritos o pinturas que permitan acercarse con certeza a los inicios de esta etnia.

Los bereberes en la época contemporánea

En la actualidad, se sabe que más de la mitad de los ciudadanos del norte de África son bereberes y muchos de ellos hablan un idioma bereber (Hay muchas variedades). Se diferencian de sus congéneres magrebíes en la vestimenta y otras costumbres culturales como la gastronomía, la música, la danza y las festividades.

cous cous

En Europa, imaginamos a los bereberes como nómadas con turbante que van caminando por el desierto sin residencia fija y con algún que otro camello o dromedario. La realidad es, que en sus orígenes la mayoría eran agricultores que vivían en montañas cerca de las costas o en pequeños oasis, no obstante, los tan nombrados tuareg y zenaga del Sáhara sí eran nómadas pero otros grupos eran trashumantes. Con lo cual, debemos dejar de lado algunos estereotipos que, aún hoy, siguen tan arraigados en nuestras culturas.

bereber con camellos

Podríamos hablar sobre un millón de cosas sobre esta impresionante cultura pero nos vamos a centrar en lo bonito que es poder pasear por el Sáhara.  Disfrutar de la presencia de los bereberes que no dudarán en contarnos sus andanzas y, puesto que son personas muy gentiles, es probable que acabemos por ser invitados a sus hogares donde nos invitarán a comer y a beber. Allí podremos observar como el capitalismo no es más que un virus para la especie humana, ya que estas personas suelen vivir de un modo muy humilde, pero disfrutando al máximo de lo más importante en este mundo: de la familia; de compartir con aquellos a quienes aprecian, sin excesos y en total serenidad y armonía con la naturaleza.

Muchos turistas nos relatan que una de las cosas más inolvidables que vivieron en Marruecos fue el pasar una noche bajo las estrellas en compañía de bereberes que, entre las dunas del desierto, encendían una fogata con unas maderas y les invitaban a comer una especie de pan delicioso. A la vez, sin darse cuenta, les enseñaban a relajarse porque, en nuestras sociedades, es por desgracia demasiado común el vivir tan estresados que ni tan siquiera recordamos cómo desconectar y simplemente, nos parece incluso aburrido parar a contemplar las estrellas cuando, ¿qué puede haber más hermoso que esto?

 

Desde Viajes por Marruecos te invitamos a que investigues y disfrutes más sobre esta cultura y a que te animes a experimentar en carne propia aquello con lo que llevas tanto tiempo soñando y ¡a un precio irrepetible!

 

Fuentes de información: