ERG CHEBBI, SINTIENDO EL DESIERTO

¿Quién no ha soñado alguna vez con pisar la arena del desierto?, ¿Quién no ha deseado en algún momento perderse entre las dunas y enamorarse de la naturaleza en sintonía con un maravilloso oasis de paz y de serenidad?

caravana camellos

En el artículo de hoy, hablamos de Erg Chebbi, un precioso lugar ubicado en Marruecos que destaca por sus imponentes dunas que llegan a medir hasta ciento sesenta  metros de altura; una impresionante imagen que queda grabada en las pupilas de todo aquel que tiene ocasión de conocer este paraíso.

Erg Chebbi se encuentra próximo a las ciudades de Erfoud y de Rissani, a unos 40 Km de la conocida Merzouga.

Vista-de-Erg-Chebbi

Son muchas las razones por las que recomendamos conocer esta zona de Marruecos, por su hermosura, por su singularidad, por el cielo estrellado en la inmensidad de la noche, y la brillante luna iluminando todas y cada una de las dunas que decoran el suelo marroquí en estos lares. Pero, muchos habitantes locales, encuentran en Erg Chebbi un atractivo más, y es que, en los meses más calurosos del año, se recomienda tomar baños en estas arenas, recubriendo el cuerpo hasta el cuello para tratar una dolencia muy común llegados a ciertas edades, el reuma.

Entre dromedarios y más fauna, rodeados de una árida arena que se vuelve rojiza al ocaso, pisando una alfombra suave y fina que hace que disfrutemos de cada paso, que nos hace detenernos a apreciar los aromas, las texturas y colores presentes, emprendemos un camino que permanecerá por siempre en nuestras memorias; un paseo único que nos hará sentir vivos, nos permitirá gozar de la plenitud de la madre Tierra y estar en completa armonía, ya sea solos o acompañados porque el viaje siempre será distinto, los caminos por pisar no estarán nunca trazados…

aventura

Muchos de los que  han viajado con nosotros, sostienen que apenas puede explicarse con palabras lo que el desierto transmite. Y copiando las palabras que la mayoría de turistas que se adentran en la aventura de conocer Erg Chebbi, “el desierto hay que vivirlo” y así es, no hay frases, imágenes ni sonidos que puedan tan siquiera acercarte a esta mágica experiencia.

El silencio, la sensación de ver únicamente arena y cielo, de pasar la noche a la luz de las estrellas, en compañía de la mayor de las tranquilidades, la desconexión total, esto, es algo que en pocos lugares del planeta se puede seguir sintiendo. Apagar el teléfono, dejar de lado el ordenador, el ruido ensordecedor de los coches circulando, olvidarse de la contaminación que impide disfrutar del firmamento y simplemente sentir ¡eso sí que es un lujo!

Desde Viajes Por Marruecos queremos que viajes para aprender, para relajarte, para sentir y dejarte mimar, es por ello que hemos planificado diversas rutas entre las que puedes encontrar tu viaje ideal ¿Te apuntas?

 

Fuentes de información e interés: