fbpx

Aprovechar la práctica de Windsurf en Marruecos

playas

Si bien es verdad que hay temporadas de Windsurf, también es verdad que Marruecos tiene un viento privilegiado para su práctica.

Esto lo puedo afirmar porque varias veces escuché a los “cazadores de viento y olas” y otras me topé con notas periodísticas que mencionaban lo que intento decirles: Marruecos tiene playas fabulosas para practicar Windsurf y todo lo que tenga vela, motor e implique tiempo de destreza en el agua.

Recorriendo las playas sobre el océano Atlántico la primera de renombre que aparece es Essaouira. Una bahía de 4 km donde con seguridad podrá combinar los deportes náuticos con el descubrimiento de una nueva cultura al dejarse perder por la pequeña  medina y por el puerto. Ingresando por una inmensa puerta morisca se podrá dejar llevar por  sus pequeñas calles. Calles que vibran al son de los acoples de los vendedores. Suena fantástico para culminar un día navegación. ¿Verdad?

playa2

Essaouira, cuenta con la ventaja de tener un fácil acceso al mar ya que es una zona donde no hay acantilados, y podrá ingresar al mar directamente con su embarcación o tabla, desde la playa de arena fina.

Y si bien el clima está cambiando bastante últimamente, las temporadas de vientos son: Noviembre, Diciembre –Temporada Alta – , Junio, Julio – Temporada Media – y Febrero y Marzo – Baja –

Playa3

Otra playa donde las olas rompen con mayor intensidad y el viento sopla más fuerte, es la de Sidi Kaouki, ubicada a 25 km al sur de Essaouira.

También, entre Essaouira y Agadir,  está la perla de los surfistas, la playa de Taghazout. Quizás por la buena vida nocturna y diurna de la gran ciudad, considero que Agadir es una excelente opción para vivir una temporada de vacaciones y durante el día, tras recorrer 19 km, surfear en Taghazout.

Y si usted que está leyendo esto, siempre quiso practicar surf y nunca se animó, le digo que en Agadir hay varios sitios donde le podrán enseñar los secretos para mantenerse en pie mientras se desliza sobre las olas.

Muchas de las playas que se encuentran  hacia el sur de Marruecos, camino al Sahara Occidental, son de una naturaleza practicamente virgen. Y es una regla casi general; mientras más lejos se está de los centros urbanos, más naturales son sus playas.

playa4

Dakhla, a casi 1.200 km de Agadir, es un referente de lo que acabo de decir. Cuenta con una laguna de muy buenas condiciones para la navegación por sus aguas calmas. Y tiene un clima desértico que la torna propicia casi todo el año. Es la última población de Marruecos a la que puede llegar en avión o por carretera, pero una vez allí desconectará de todo. Es una mágica combinación de dunas vírgenes y mar.

 

Estas son sólo algunas de las playas que Marruecos tiene para el disfrute del sol, los deportes y aprovechar del mar.

Pero a diferencia de otros destinos con playas paradisíacas, de aguas transparentes color turquesa y aguas cálidas, Marruecos le da una posibilidad casi única. Le permite aprovechar de los encantos del mar y al mismo tiempo encontrarse con una cultura diferente, con otra forma de vestir, y una manera de relacionarse. En cada paso que dé sentirá que está en otro continente. Y es normal, porque esto es África.